Dreamland: Travesía del Atlantico 2008 - VagaMundo Navegaciones
Viajes en velero para conocer lo mejor de Panama. Sailboat trips to know the best spots in Panama
sail, navega, panama, explore, explora, drone, SUP, snorkel, Las Perlas, Coiba, Escudo de Veraguas, San Blas, Guna Yala, Taboca, Panama City, Canal de Panama,
17331
post-template-default,single,single-post,postid-17331,single-format-standard,qode-social-login-1.0.1,qode-tours-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive
 

Dreamland: Travesía del Atlantico 2008

Dreamland: Travesía del Atlantico 2008

Buenos días desde el Dreamland.

Asi fue la travesía del Atlantico abordo del velero Swan 86 “Dreamland” a finales del 2008.

Salimos el lunes 24 por la tarde, y la bajada desde Barcelona ha sido muy rápida debido a vientos fuertes del N que han ido rolando hacia NE y que nos han permitido hacer velocidades medias de más de 9.5 nudos.

Sin embargo se ha hecho muy duro debido al frío y a tener que llevar la rueda constantemente a mano, y su transmisión, que es mecánica, no ha facilitado en nada las cosas.

25 de noviembre: 16:30h UTC 38º25´N 000º10´W

26 de noviembre: 16:30h UTC 36º34´N 003º40´W

Ha sido llegando al Estrecho que nos hemos metido en tormentas, cosa que nos pone nerviosos porque en el tema de rayos, este barco está gafado: ya lleva dos en su historial.

El paso del Estrecho lo hicimos la noche del miércoles al jueves en condiciones muy duras, vientos del E y SE de 30 a 35 nudos, chubascos tormentosos con aparato eléctrico y mucho tráfico marítimo. La ola, de 2 a 3 metros se crecía al topar con la corriente en contra y finalmente, en esas condiciones decidimos aproarnos al maretón y arriar la mayor para poder maniobrar con más facilidad a los tráficos que nos cruzaban. Fue una maniobra dura y muy mojada.

27 de noviembre: 16:30h UTC 34º44´N 007º16´W

Una vez librado el tráfico entramos por fin en el Atlántico y al amanecer volvemos a izar todo el trapo para seguir avanzando cerca de la costa africana con las pocas brisas que allí van quedando.

Hemos de apoyarnos con motor todo el rato para mantener una buena media de al menos 8.5 nudos si no queremos que nos alcance un temporal que se está gestando en esta zona y que nos depararía vientos fuertes del W y moderados del SW.
En este primer día ponemos por primera vez el currican y en en media hora ya tenemos el bonito de 6 raciones que necesitabamos, por lo que volvemos a retirarlo.

28 de noviembre:16:30h UTC 32º30´N 010º13´W

En el segundo día en el Atlántico, los vientos del SW de 15 nudos nos obligan a acercarnos a la costa africana a pesar de que navegamos con solo mayor y motor para conseguir un rumbo más ceñido al viento.
Si en la primera noche conseguimos dejar atras el paralelo de Casablanca (33º40´), en esta segunda noche esperamos poder conseguir hacer lo mismo con el paralelo de Essaouira (31º30´).

 

29 de noviembre:16:30h UTC 29º57´N 012º50´W

Tercer día en el Atlántico y cada día alguna anecdota. Si bien ayer tuvimos un encuentro con una ballena, un rorcual de unos 15 metros, que pasó muy, muy cerca, hoy hemos adelantado a un velero de unos 13 metros que llevaba nuestro mismo rumbo.

Al vernos acercar por su popa a más de 9 nudos, se picó y se dispuso rápidamente a soltar el rizo que llevaba en su mayor.
No le sirvió de nada ya que le pasamos como un mercancías por su barlovento con una diferencia de velocidad tremenda. Teníamos unos 15 nudos de real y eso nos daba más de nueve nudos de velocidad a una ceñida abierta. Ellos a duras penas hacían 7 nudos.

Esta noche navegaremos por aguas españolas de nuevo. Alcanzaremos el barlovento de Lanzarote a media noche, ya que el viento ha rolado hacia el NW de nuevo y nos ha dejado separarnos de África.

El objetivo de estos 3 días ha sido alcanzado: bajar rápidamente hacia el sur para que no nos afectase la borrasca y así ha sido. Tan solo hemos tenido vientos máximos de 18 a 20 nudos, casi siempre de 12 a 14, aunque de ceñidas y descuartelar al final. El barco se comporta muy bien en esas condiciones, aunque no son las ideales para una placentera vida abordo.

Esperamos llegar a Las Palmas de GC mañana durante la mañana.

30 de noviembre:

Anoche estuvimos navegando cerca de Lanzarote, por su lado NE, y pudimos disfrutar de un poco de cobertura de telefonía móvil para poder hablar con nuestra gente en tierra.
Las condiciones seguían siendo las mismas y por lo tanto manteníamos facilmente la media de 9,5 nudos.

Algunos chubascos nos hicieron incómodas las guardias pero no pudieron con nuestro estado de ánimo ya que notábamos próximo el descanso y el contacto con otras personas diferentes a las de abordo.
Llegamos al Puerto de La Luz sobre las 12:00h UTC. El tiempo justo para atracar en la Dársena Deportiva, conectar luz y agua, y a comer.
Se encontraba atracado a nuestro lado el Nirvana de Formentera, un velero de 53 metros de eslora, tripulado por unos viejos amigos del Mediterráneo.
También zarparán con destino a Grenada pero lo harán mañana.

Como era domingo, decidimos comenzar inmediatamente los trabajos de mantenimiento y reparaciones para poder tener una lista de compras para el día siguiente en el que tendríamos abiertos los comercios. Acabamos tarde pero con tiempo de salir a la ciudad a cenar.

 

1 de diciembre:

Día de febril actividad desmontando, limpiando, reparando, probando, comprando, estibando, … y vuelta a comenzar. Una lista que se va tachando por arriba mientras se va ampliando por abajo, la historia de nunca acabar.
Por suerte, Jordi nos esperaba ayer en el muelle, recien llegado para incorporarse a la tripulación. De esta manera sumábamos ya siete personas abordo, lo que haría más fáciles las guardias y los trabajos.

El sistema de guardias había sido hasta ahora de tres guardias de 2 tripulantes, cubriendo tres horas durante la noche y cuatro horas durante el día. Con 7 abordo, podíamos rotarnos un día de standby cada uno lo cual, además de romper la rutina, servía para rotar la composición de las parejas: después de 7 días ya te conoces todas las batallitas de tu compañero…

A la tarde despedimos al Nirvana de Formentera con el ritual típico de hacer sonar las bocinas de todos los barcos que allí estamos esperando para cruzar. Hemos quedado con ellos en mantener contacto por onda corta cada noche. Así nos informarán de que condiciones tienen por delante nuestro.

A la noche paramos los trabajos y Toni nos deleitó con una fantástica fideuá para celebrar su aniversario.

2 de diciembre:

Día de partida. Pero aún nos quedan trabajos y compras que nos ocupan hasta después de comer.

 

Cargamos agua, combustible y algo de butano, y ya estamos listos para salir.
Zarpamos a las 18:00h UTC, con las últimas luces del día, y con un viento del NNE de unos 20 a 25 nudos que nos permite hacer una navegación nocturna de 10.5 nudos de media. Una punta de 15.8 nudos.
Últimas llamadas de despedida y nos sumergimos en el gran azul.

A las 22:00h UTC hemos intentado enlazar con el Nirvana de Formentera mediante la onda corta. Habíamos pactado usar una frecuencia cercana a los 14.000 Khz. Cuando he comenzado a transmitir mi voz por esa frecuencia he oído voces de alarma en cubierta. Me he precipitado disparado hacia el tambucho para ver de que se trataba y el timonel me cuenta nervioso que ha notado unos fuertes destellos, como flashes, que le vienen por la espalda, curiosamente los nota cuando yo transmito por onda corta.

Hacemos unas pruebas y nos damos cuenta que las luces led de iluminación de la pasarela que están montadas en los dos mástiles de antenas que flanquean los balcones de popa, se encienden en el momento de la transmisión, con más o menos intensidad según el tono de voz que empleo al transmitir, y todo eso, sin tener alimentación alguna en dichas luces!!

El resultado visto desde el tambucho es de la imagen fantasmagórica del timonel recortada por esos destellos que centellean al son de la transmisión.
Todos nos echamos a reir a pura carcajada, excepto el timonel, que aún no sabe que está pasando.

Después de algunas pruebas más descubrimos que solo pasa empleando frecuencias desde los 12.000 Khz hasta los 16.000 Khz.
Recordamos un extraño episodio antes del estrecho en el que se desconectó el piloto y tuvimos que resetear la electrónica para poder restaurar todo el sistema, y también coincidió con una transmisión en onda corta. Por lo tanto, creo que vamos a prescindir de la onda corta hasta que no sea especialmente necesaria.
Como siempre digo, cada día una anécdota.

3 de diciembre: 12:00h UTC 25º56´N 017º11´W

Las previsiones meteo nos están indicando que una depresión se va a pasear en los próximos días por el centro del Atlántico, lo cual significa que los deseados vientos aliseos se irán al traste. Por lo tanto decidimos bajar hacia el sur, buscando la latitud de las islas de Cabo Verde, para bordear por el sur esta zona de inestabilidad. Esto significa más millas pero más rápidas que la opción directa.
El viento de 20 a 25 nudos lo tenemos del NE al ENE, por lo que optamos por amurarnos a babor para correr a un largo hacia el SW. Sin embargo, estamos navegando más hacia África de lo que nos gustaría, por lo que traslucharemos en un par de días si no hay cambio de viento

4 de diciembre: 12:00h UTC 24º16,7´N 020º50´W
Rumbo: 240º
Velocidad: 9.8´
Rumbo viento: 045º
Velocidad viento: 22´

Ha habido una rolada del viento antes de lo esperado asi que hemos mantenido el barco amurado a estribor y ya hacemos nuestro rumbo directo hacia ninguna parte, bueno, hacia algún punto al norte de las islas de Cabo Verde.

Anoche, en el cambio de guardia de media noche, improvisamos una fiesta de cumpleaños a Jou, con globos, una madalena valenciana con dos velitas y una cerveza Heineken (las cervezas guanches no valen nada). No se lo esperaba y disfrutó mucho.

El tiempo sigue igual de gris, fruto de una baja en el Sahara que ya se está rellenando, nubes bajas sin lluvia que tiñen de gris el gran azul, olas furtivas que se encrespan por encima del balcón intentando mojarte, y un mar repleto de ausencia.
Ayer nos cruzamos con 3 cargueros, hoy con ninguno. Se nota que hemos abandonado las rutas que contornean África.

 

Esta mañana ha sido entretenida. Jordi y yo hemos estado jugando con el sextante, tomando una recta de altura y más tarde la meridiana de rigor para cruzarla. El error ha quedado próximo a las 4 millas, fruto de estas olas de 3 metros que desfiguran el horizonte y la altura del observador.

Después me han izado arriba del mástil para comprobar el desgaste de una rozadura en la driza de mayor. Estaba bien, con el protector de cuero que le hice en Las Palmas no volverá a preocuarnos. Pero me he encontrado que el pasador del bulón de la galleta de la mallor estaba roto, a punto de perderse. He aprovechado los restos para hacer un nuevo pasador casero con la leatherman, para evitar perder el bulón. Todo ok y de paso he tomado imágenes de video desde arriba.

La comida ha estado adornada con helado de postre, con bengalita y cava incluídos para celebrar el cumple de Jou.

Después una duchita breve, generador para hacer frío, agua y cargar baterías, y a descansar para la siguiente guardia nocturna.

 

5 de diciembre: 12:00h UTC 21º52,1´N 024º10,1´W
Rumbo: 240º
Velocidad: 11.5´
Rumbo viento: 092º
Velocidad viento: 23´

Ayer por la noche retrasamos una hora más el reloj de bitácora para adaptarnos a la luz solar, por lo que ahora navegamos con 2 horas menos que la hora oficial española.

También tuvimos un pequeño susto técnico cuando el teléfono por satélite que nos sirve la conexión a internet dejó de funcionar. Simplemente no podíamos arrancarlo desde su botón de puesta en marcha. 4 horas de desmontajes de paneles, testando alimentaciones, repasando protocolos de conexiones, incluso intentando aprovechar otra vieja unidad de teléfono satelital de la misma marca pero más antiguo: probamos de cambiar el terminal del teclado pero no tenían el mismo tipo de clavija, así que probamos de pasar la tarjeta sim del nuevo al viejo para poderlo usar, ya que estaba dado de baja, y resultó que esa tecnología no usaba tarjeta sim.

Cuando estábamos ya rendidos, nos dimos cuenta que existía un interruptor en un rincón del panel, que a priori creíamos del sistema antiguo y resultó ser del nuevo, y que se había apagado al desplazarse un libro de la mesa de cartas en una escorada. Nos tiramos de los pelos por ser tan tontos de no haberlo comprobado antes!!

Por lo demás el tiempo transcurrió en el día de hoy como siempre hasta que por la noche empezó a despejar y el gran gris nos abandonó regalándonos un mar de plata con una luna creciente y una mar decreciente. La mar tendida era un regalo para jugar a las suaves planeadas durante nuestras guardias. Con todo el génova, trinqueta y mayor conseguimos mantener nuestra media de más de nueve nudos a pesar de la bajada del viento.

Los peces voladores nos vinieron a visitar por la noche en manadas que, curiosos, buscaban una imagen del mundo seco. Algunos con la mala fortuna de acabar en cubierta y al día siguiente en la sarten. La cadena alimenticia se hizo presente con la llegada de los delfines moteados que venían a cenarse a los ingénuos voladores.

En definitiva, una noche para disfrutar.

 

Sábado 6 de diciembre: 12:00h UTC 24º16,7´N 020º50´W
Rumbo: 220º
Velocidad: 9.0´
Rumbo viento: 072º
Velocidad viento: 15´

Hoy he tenido día de standby por lo que me he dedicado a cosas personales y a ratos a otras del barco, pero en definitiva, he roto la monotonía como si en
la mar también hubieran sábados.

Como el viento estaba disminuyendo, hemos izado el spinnaker asimétrico junto con la trinqueta y toda la mayor.

Hemos vuelto a tirar el currican por segunda vez. No lo hacíamos desde Agadir creo, y también en esta ocasión duró 20 minutos, puesto que picó una llampuga (dorado) de unos 3 o 4 kilos que nos dió de comer junto con los peces voladores de la noche. La cadencia de pesca es de una pieza cada media hora!! He de conseguir una rapala como esta… o más bien, debería de navegar más por estas aguas que todavía son vírgenes.

 

Por la tarde hemos montado una performance de la famosa imagen de los trabajadores de los rascacielos neoyorkinos descansando sobre una viga, en este caso nuestra botavara “Park Avenue”.

Se está poniendo el sol y esta noche pinta fenomenal, de Turandot, como me gusta a mí acompañar. Posiblemente dejaremos izado el asimétrico toda la noche.

 

Domingo 7 de diciembre: 12:00h UTC 18º40,6´N 029º53,6´W
Rumbo: 260º
Velocidad: 8.4´
Rumbo viento: 065º
Velocidad viento: 13´

Al final ayer noche tuvimos que acabar poniendo motor porque el viento nos abondonó a la deriva.
Hemos estado todo el día intentando aprovechar lo poco que nos regalaba el viento pero el muy tacaño no nos daba muchas oportunidades. Esperemos que no dure demasiado esta situación.

Nos ha llamado el Nirvana de Formentera por el teléfono satélite y nos ha dicho que en su posición, unas 270 millas por delante nuestro, están también sin viento. Van hacia Barbados por lo que es posible que les alcancemos allí un día o dos después de que hayan llegado.

El día transcurre con tareas de mantenimiento, confeccionando gazas, reparando manivelas y otras cosas. La pesca ya no es necesaria y soltamos las presas que caen en nuestro poder, por lo que ya empieza a aburrir, al menos a mí. Decido hacer limpieza a fondo de cocina y salón, aspirador y ordenar las cosas. También aprovecho para confeccionar una hoja de cálculo que haga los cálculos de astronomía automáticamente.

Hemos vuelto a probar la lavadora para ver si nos tocaba la lotería, ya que dejó de funcionar a partir de la tormenta del Estrecho y ya estamos empezando a hacer la colada a mano.

Eureka!! Parece que funciona!! Probamos un programa completo con secadora y todo: todo correcto excepto que genera demasiado calor en el espacio donde está ubicada, por lo que tenemos que dejar todo el sollado de proa abierto ventilándose, y esto solo será posible con buena mar.

Por la noche se ciernen nubarrones sobre nosotros que nos dejan 4 gotas y un regalito de 20 nudos de viento del 100º que nos permiten navegar a vela y ganar más Sur durante toda la noche. Bonita guardia de planeadas suaves y plateadas. La luna creciente es testigo de que volvemos a recuperar nuestra media de 9.5 nudos.

 

Lunes 8 de diciembre: 12:00h UTC 17º46,9´N 033º18,5´W
Rumbo: 245º
Velocidad: 9.8´
Rumbo viento: 120º
Velocidad viento: 17´

El día se despertó generoso y todavía mantenemos el viento del SE de 15 a 20 nudos que nos permite hacer rumbo directo a destino a muy buena velocidad, con génova, trinqueta y mayor.
A mediodía empezó a aflojar y hemos sustituido el génova por el spi asimétrico.
Una gozada de velocidad y estabilidad… hasta que detectamos un pinchazo.
Lo hemos arriado y nos hemos pasado el resto de la mañana reparándolo: unos 3 metros lineales de corte como a tijera. No nos imaginamos que puede haber producido un corte tan limpio. Tal vez algo de la campana del calcetín del spi, porque el daño ha sido en el grátil, el cual no llega a las crucetas en los desventes que hemos tenido. En fin, misterios.

Ya está reparado pero es la hora de comer y hoy hay los macarrones de Toni, así que no podemos llegar tarde a sentarnos porque puede ocurrir una tragedia je je je.
Después de la comida intentamos volver a izar el spi pero el viento volvió a desaparecer y hemos de volver a recurrir al Caterpillar de 240 hp.

Como es muy monótono hablar siempre con las mismas personas abordo, aprovecho cualquier cruce con al gún mercante a distancia de VHF para poder hablar con ellos con la escusa de pedirles alguna información de navegación, en riguroso inglés por supuesto.

Ayer noche costó dormir con el calor que sufrimos desde hace un par de días abordo. Incluso en mi guardia nocturna me tuve que quedar en camiseta porque me asaba dentro del traje de aguas.

Hoy por la mañana, el sol que nos tostaba mientras trabajábamos en cubierta, me ha recordado a aquellos soles del Indico, en latitudes 5ºN, que parecía que si te tocaba un rayo te freía la piel como si fuera un huevo frito.

Acabamos de recibir una llamada por el VHF 16, un velero 3 millas al norte de nuestra posición nos pide info meteo. Como la voz era de una dulce chica, la tripulación se me amotina y cambia el rumbo para interceptarlo, a pesar de mis advertencias de que puede tratarse de una emboscada pirata… je je je. La falta de viento causa este tipo de aburrimientos! Mañana os informaré de como acaba este episodio.

 

Martes 9 de diciembre: 12:00h UTC 17º29,1´N 036º46,9´W
Rumbo: 260º
Velocidad: 9´
Rumbo viento: 25º
Velocidad viento: 10´

Bueno, al final ayer tarde, el contacto que tuvimos, no fue muy espectacular. Se trataba del Sweet, un bonito sloop de 11 metros de bandera estadounidense que navegaba desde Canarias hacia Martinica, con una pareja abordo, bastante mayores por cierto. Les facilitamos el parte y nos ofrecimos para cualquier otra necesidad que tuviesen, Unas fotos cruzadas y un correo electrónico para poder enviarlas fue todo lo demás.
Los chicos se esperaban algo más parecido a una fiesta de fin de curso en altamar, por lo tanto cenaron con esa pequeña decepción en el cuerpo.

 

La guardia fue muy tranquila a puro motor. Tan solo un chubasco de media hora, pero de media tonelada de agua, nos vino a visitar. Y lo digo así porque lo estuve controlando por el radar durante 2 horas y cuando parecía que se alejaba de nosotros, cojido de la mano de otro chubasco mayor un poco más alejado, de repente, tan solo el pequeño cambió unos 40º de rumbo y se dirigió a nuestro paso hasta alcanzarnos de pleno.
El barco lo agradeció porque aún llevabamos salitre y barro de las últimas tormentas africanas.
Justo cuando acabó el chubasco acabó nuestra guardia, tal y como reza la Ley de Murphy.

Nuestra otra guardia, la de hoy a las 6h, se ha terciado con las mismas calmas, pero con menos nubes amenazantes.
Incluso estamos disfrutando de una ligera brisa del N que nos permite izar génova y mayor y así bajar revoluciones al mínimo, lo justo para mantener 8 nudos.
Esperemos que estos ahorros nos permitan ampliar nuestras espectativas de autonomía que hice ayer: nos quedaban 8 días para llegar y solo 4 de gasoil usando motor.

 

La Ley de Murphy nos visita y se manifiesta de la siguiente forma:
Tenemos dos sistemas completos de generar frío en las neveras y congelador, uno funciona con el motor de propulsión y el otro con generador eléctrico. Ahora que estamos tirando de motor constantemente porque no hay viento, adivina cual se ha estropeado de los dos sistemas…
Pues si, lo cual nos obliga a consumir gasoil para, además del motor principal, también el generador.

Bueno, siempre nos quedará el metodo Colón para cruzar el Atlántico: ni gasoil, ni electricidad, ni agua, ni casi comida, siéntate y déjate llevar, llegar… ya llegarás!

Toda la mañana metido dentro de la sala de máquinas, con el motor en marcha a más de 55ºC de temperatura ambiente, intentando arreglar el tema de las neveras, me ha dejado tan exhausto que después de comer he caído en una siesta reparadora de 2h!!

Después me he dado un baño de cubazos de agua de mar en la plataforma de popa y como nuevo.

La tarde y la noche ha sido una partida de ajedrez con el viento en la que intentábamos averiguar cual sería el bordo que nos llevaría a un área con más viento. Siempre perdíamos y acababamos poniendo motor.

 

Miércoles 10 de diciembre: 12:00h UTC 17º04,2´N 039º58,5´W
Rumbo: 260º
Velocidad: 8.1´
Rumbo viento: 55º
Velocidad viento: 12.8´

Por la mañana mantenemos una brisa que podemos aprovechar con mucho esfuerzo ya que el génova se desventa constantemente por las olas de mar de fondo que tenemos.
Decidimos izar el spinnaker asimétrico que habíamos reparado el lunes. La estabilidad de rumbo y la velocidad mejoran, ahora solo cabe esperar que las condiciones se mantengan.

Poco antes de la hora de comer nos llaman a cubierta: el spi se había liado con el stay del génova por culpa del violento balanceo de las olas.

Lo disponemos todo rápidamente para bajar el calcetin pero las vueltas están muy altas y cerca del calcetín como para que éste nos pueda deslizarse hacia abajo. Hay que arriarlo tal y como está y por completo. En el tiempo en el que decido esto ya se ha dado vueltas adicionales en el otro stay, el de trinqueta, y se ha rasgado por la parte alta. Esto tiene muy mala pinta.
Murphy reaparece en forma de una nube muy negra que está haciendo subir el viento por encima de las 25 nudos. Hay que actuar rápido: tres tripulantes de los más pesados a sujetar el puño de escota y el de amura en la vertical del lío mientras que me encaramo por esa liana de nylon en que ha quedado convertido el spi y le voy poniendo tomadores para que no vuelva a tomar viento y me pueda mandar a mi también a tomar por viento.

Una vez mantenida la forma de liana vamos quitando, no sin esfuerzo, las vueltas que tiene sobre un stay y luego sobre el otro, hasta que luce sin líos y lo arriamos a toda pastilla con toda la tripulación tomando el trapo para que no volara, como si fueramos los guardaspaldas del presidente sobre un agresor.
Reducimos al spi y lo confinamos en el interior del sollado de proa, con calcetin y todo lo demás. La rotura se debía a la reparación que hicimos con adhesivo de vela demasiado rígido cuyo canto cortó de nuevo el nylon al flamear.
Así que decidimos que no lo repararemos hasta llegar a una velería.
Nos vamos a comer, que es lo más sensato que podemos hacer ahora aprovechando que el barco está reducido de trapo y por lo tanto calmado.

Por la tarde nada nuevo: una serie de trasluchadas correspondiendo a una serie de roles, a veces con motor para conseguir viento aparente y otras veces se aguantaba la intensidad.
Al anochecer hemos hecho una ronda de llamada a casa por el satélite para que la tripu pueda sentirse todavía con un pie en el mundo que dejó atrás. Los correos electrónicos ayudan mucho pero la voz humana sigue marcando la diferencia.

La noche despertó espectacular: Una luna casi llena reinaba en un escenario en el que se libraba un combate entre estrellas y nubes de tormenta, ambas magníficas y radiantes de esplendor. Poco a poco, el brillo de las estrellas reducía a meras sombras lo que horas antes eran perfilados cumulonimbos, blancos por la luz de la luna, negros por su base, que en ocasiones acariciaba la mar con un brazo de cortina de agua que amenazaba a nuestro barquito, insignificante testimonio de esta magia de la Naturaleza.

Esta luz nocturna, más maravillosa que la de una puesta de sol ventosa y húmeda, me tuvo fascinado toda la noche como hacía tiempo que no lo lograba la Naturaleza. Una brisa de 15 a 20 nudos del SE permitía alinear el rumbo del barco con el de la mar de fondo, lo cual nos brindaba una navegación cómoda de 8 a 9 nudos.

Ojalá se repitan estas condiciones dentro de 2 días, con la luna llena, y así podamos practicar el rito de bañarnos en la mar en mitad del Atlántico en noche de plenilunio para tener un año de buena suerte, bueno, al menos con cubos en la plataforma de popa.

Es esto lo que siempre venimos a buscar al Gran Azul.

 

Jueves 11 de diciembre: 12:00h UTC 15º47,2´N 043º08,1´W
Rumbo: 260º
Velocidad: 9.7´
Rumbo viento: 105º
Velocidad viento: 20´

Bonito día soleado con una decoración de nubes de tormenta en el horizonte que ya creo que hemos dejado atrás, el frente frío de estos días queda ya bastante al norte, …aunque nunca se sabe.

El viento ha rolado un poco hacia el SE y nos ha permitido navegar más directos hacia el destino, el cual parece que alcanzaremos en unos 6 días como mucho, seguramente 5.

El rumbo vuelve a estar alineado con la mar de fondo y nos ha permitido una vida más tranquila abordo para poder llevar acabo la tarea de desliar el gigantesco spinnaker que ayer quedó liado como una liana. Ahora ya lo tenemos ordenado en su saco y listo para la velería.

Por la tarde, para romper la monotonía ha habido sesión de cine en el salón para los que están fuera de guardia. Solo ha quedado uno despierto, la famosa siesta española ha podido con el resto.

 

Viernes 12 de diciembre: 12:00h UTC 15º47,8´N 046º15,0´W
Rumbo: 250º
Velocidad: 7´
Rumbo viento: 90º
Velocidad viento: 14´

La noche de ayer fue espectacular también aunque con algún chubasco que nos dejo empapados. Lo peor es que fue constantemente a motor y con la ola cruzada, lo que provocó que fuera muy difícil mantenerse en la litera: rodábamos de una banda a la otra.

Por la mañana las cosas no cambiaron respecto a las condiciones de la meteo. Hicimos un poco de trabajos de mantenimiento: falcacear chicotes, arreglar enchufes y cambiar lámparas.

Después de la comida decidimos romper el hastío e izar el spinnaker simétrico que aún no habíamos usado.
Así pues izamos la vela con su calcetín, maniobra de tangón y toda la parafernalia. El resultado fue muy bueno, esta vela tiene mucha potencia, y al poder amurarla con tangón, sacamos más provecho del poco viento que tenemos y mejoramos el rumbo.
Estamos satisfechos de haberlo probado aunque planea el fantasma de que se vuelva a enrollar en el stay de proa por culpa del oleaje que no acaba de cesar.

Finalmente la tarde nos depara una disminución de la ola y una brisa constante de 15 nudos. Vamos a rumbo directo 9 nudos de media. Decidimos mantener el spi toda la noche puesto que las condiciones son idílicas.
La noche empieza prometedora. Hoy no solo es luna llena sino que es el día en que la luna está más cerca de la Tierra, por lo que hoy tendrá una luz más fuerte de lo normal.
El escenario es espectacular: brisa de 15 a 20 nudos por la aleta, el barco navegando a 10 con puntas de 11.5, nubes tan solo decorando el horizonte, lo justo para servir de puntos de referencia para timonear, estrellas por todos lados, Rigel está tan luminosa a pesar de la luz de la luna que parece un planeta, y la luna, protagonista sobretodo hoy, con una fuerza renovada que lo ilumina todo.

En las dos noches anteriores vimos pasar lo que pensamos que es la Estación Espacial Internacional: una luz brillante casi del tamaño de un planeta, aproximadamente del W hacia el E, a una velocidad superior a la de una avión pero inferior a la de una estrella fugaz. Los dos días a la misma hora y por el mismo itinerario.

Hoy no la hemos visto o no nos hemos dado cuenta. A su hora estábamos enfrascados en el tradicional baño a la luz de la luna llena para tener un año de buenaventura, en esta ocasión en mitad del Atlántico. Pero no hemos parado el barco y saltado al agua, sino que hemos desplegado la plataforma de baño y lo hemos hecho a cubazo limpio, atados con un arnés para evitar sustos ya que planeábamos a más de 10 nudos y cuando la popa se hundía en la cresta de la ola la plataforma se elevaba por su propia flotabilidad bruscamente y parecía que te duchabas en casa con la luz apagada y con un seismo de fuerza 7 en la escala de Richter.

El resto de la noche ha sido de esas que todo el mundo se pelea por llevar la rueda, hasta que se abalanzó sobre nosotros un chubasco y todo el mundo desapareció de cubierta excepto la guardia.

 

Sábado 13
de diciembre: 12:00h UTC 13º46´N 049º41,7´W
Rumbo: 255º
Velocidad: 8.2´
Rumbo viento: 95º
Velocidad viento: 13´

Por la mañana aún continuamos con el spinnaker S5 izado.
El S5 es un simétrico de un gramaje de 5 onzas por pie cuadrado, unas 10 veces más pesado que los spis ligeros de los cruceros de 12 metros de eslora. Esto es así porque estas velas están sujetas a esfuerzos muy grandes cuando han de mover las 65 toneladas que pesa como mínimo este barco, en proporción al desplazamiento también va el gramaje. Sin embargo, de los spis que puede tener en su inventario de velas, éste es de los más pesados. Un ligero podría ser de un gramaje de 2 onzas por ejemplo.
Esta vela, con poco viento y mojada por los chubascos, es difícil de mantener hinchada, pesa demasiado.
Por eso hemos tenido que estar muy atentos durante la guardia y ahora por la mañana ya que el viento es muy débil y seguimos en zona de chubascos.
Normalmente solo ponemos piloto cuando vamos a motor. No porque no aguante a vela, sino porque a vela necesitamos sacarle todo el rendimiento que podamos con las constantes roladas por culpa de los chubascos.


Antes de la hora de comer hemos avistado el Astrid, una goleta de velacho de 42 metros que navegaba a vela hacia Las Granadinas, con todas sus velas cuadras al viento acusaba un incómodo balanceo ya que navegaba al largo y muy lentamente con esta miseria de viento.
Ellos iban amurados a estribor y nosostros a babor, asi que les hemos pasado por popa y luego por barlovento muy cerca para saludarles. Con lo grande que es el océano y realmente íbamos a rumbo de colisión. Seguramente estaban de charter aventura, que es muy típico en esta época del año que aprovechan para mudar el campo de operaciones del Mediterráneo al Caribe.
La diferencia de velocidad ha sido tremenda ya que le doblábamos con creces la velocidad por lo que el encuentro fué breve pero emocionante.
Las duchas de agua salada son frecuentes durante el día puesto que el sol es abrasador y en la timonera no tenemos biminí, cuando los daneses fabrican barcos no se acuerdan de que existen otros mares más tórridos que los suyos…
La tarde la hemos pasado haciendo tareas de reparación y mantenimiento, ajuste de velas, hemos montado el jockey pool para aguantar la braza del spi porque el viento ha ido rolando y cayendo de intensidad, lo que nos ha obligado a navegar de través con el S5.

También hemos dedicado nuestra horita diaria al Campeonato Atlántico de Sudoku 2008, bueno, se trata de que Toni que es como yo, muy aficionado a esto del sudoku, nos hemos venido retando desde Barcelona con un ritmo in crescendo, hasta tal punto que hemos instaurado este campeonato que tendrá una Gran Final cuando crucemos el paralelo 60ºW el último día de la travesía. De momento le gano yo por 3 sudokus de diferencia, que no son muchos ya que llevamos hechos cerca de 80 cada uno desde que salimos de Barcelona.
La Gran Final será un Megasudoku que puntuará por 10 y se sumará al balance que llevemos en ese momento.

 

El viento ha caido tanto al anochecer que hemos tenido que arriar el spi y poner motor. Nos quedan unos 800 litros y el motor consume unos 13 litros por hora, lo cual no ha de representar ningún problema puesto que mañana por la noche tendremos el definitivo alisio de 15 nudos del 45º que nos ha de llevar hasta Grenada.

Cuando amanezca mañana esperamos de todas formas volver a aprovechar las brisas que las tormentas nos deparen.
De momento, esta noche, será otra bonita serenata de luces del cielo y reflejos del mar, pero con el ruido del Caterpillar de fondo.

 

Domingo 14 de diciembre: 12:00h UTC 13º14.6´N 052º59,8´W
Rumbo: 265º
Velocidad: 8.9´
Rumbo viento: 55º
Velocidad viento: 22´

Pues este día de domingo ha sido un poco decepcionante ya que tan solo hemos podido navegar con el spi desde media mañana hasta despues de comer. El viento parece que nos esté mirando y que cuando ponemos todas nuestras armas en juego se ría de nosotros y nos deje en la estacada.
Al menos hemos podido disfrutar de un bonito día de sol abrasador del Caribe que ya me ha empezado a quemar la espalda. Tendré que ir con más cuidado.

Jordi, que también es del R.C.Náutic del Garraf, me ha hecho caer en la cuenta de que no hemos traído un gallardete del Club para arribar al Caribe con él izado. Así que me he puesto manos a la obra.
He recortado un triángulo de una camiseta azul que había traido y a Jordi le cogido una camiseta amarilla y de una manga le he recortado las cruces doradas. Lo he cosido todo, e incluso le he echo los dobladillos. Ha quedado como bastante piratilla pero izada en la cruceta da el pego. Por cierto, que por la tarde he buscado otra camiseta y me he dado cuenta de que solo traje 3 de manga corta, el resto son polos de mangas largas y otras ropas de invierno. Pero como ya queda poco asi tengo excusa para comprarme camisetas de recuerdo en las islas.

Por la tarde, ante la desdicha de ir a motor con piloto, hemos hecho una sesión de cine para recreo del personal libre de guardia. Después algunos trabajos de mantenimiento y limpieza y el tradicional combate de sudoku entre las dos hinchadas.

Por la noche no han entrado los esperados alisios sino más bien todo lo contrario. Tan solo hemos tenido 10 nudos de viento de pura popa. Hemos navegado toda la noche a motor y vuelve a planear el fantasma del gasoil. Me veo apurando las reservas de todos los tanques de combustible.
Parar antes de destino en Barbados ya no es una opción porque la gente, que es su primera travesía, lo que quieren es llegar ya a la marina y retomar su vida mundana.
Yo siempre les digo que para que quieren correr más si ya vamos los primeros, que en todo el viaje, los barcos que hemos visto han sido adelantados, incluso los grandes se conforman con velocidades por debajo de los 5 nudos, y nosotros no podemos ver bajar la corredera de 7 porque ya ponemos motor.
En fin, predicar en el desierto …de agua.

Lunes 15 de diciembre: 12:00h UTC 12º42.3´N 052º26,7´W
Rumbo: 255º
Velocidad: 9.4´
Rumbo viento: 55º
Velocidad viento: 19´

Bueno, estamos en el penúltimo día. Volvemos a aprovechar las tormentas para poner más trapo y aprovechar el viento que nos brindan.
Hemos izado el spi S5 y hemos vuelto a conseguir una media de 9,5 nudos. Esta vez parece que el viento se aguantará. Justo antes de comer vemos que en la zona alta de barlovento del spi hay una rasgada y procedemos a arriarlo a pesar de las condiciones propicias para aprovecharlo.
Después de comer reparamos el siete del spi y vuelta a izarlo para poder recuperar la media y así llegar mañana a la marina con luz diurna.Durante mi guardia observo que la reparación se está despegando con las tensiones y lo comento para que se vigile de cerca. Bajo adentro y preparo una peli de video para que la tripu se distraiga.

Mientras vemos la peli, oimos un grito en cubierta: el spi!! Ya me imagino de que se trata y pego un bote de 4 escalones para plantarme en cubierta de un solo salto.
El spi ondea en bandera partido en dos trozos, uno la cabeza y el otro el resto de la vela que ya está llegando al agua, tan solo unidos por la delgada tira de las balumas. 20 nudos de viento real, 16 de aparente por el través, no es como para que un S5 se rompa! Seguro que la reparación se ha abierto y se ha acabado de rajar todo de banda a banda como un efecto dominó.
Ya está el resto de la tripulación en cubierta y empiezo a dar instrucciones: timonel, aguanta el rumbo de viento y la velocidad, para que el spi que ha llegado al agua siga resbalando por ella y no se hunda si se pierde la velocidad. Si esto ocurre lo perderemos sin remedio. Jordi, arria amantillo de tangón, he de alcanzar el puño de amura para empezar a cobrar trapo por encima de los guardamancebos y recuperarlo abordo desde barlovento, los demás a una conmigo braceando trapo. Jofre, recupera escota para que su mosquetón no provoque que el puño se hunda en el agua.

En 5 minutos tenemos todo el trapo roto y empapado abordo. Arriamos lo que queda en la driza con cuidado de que la campana del calcetín no se enrede en la jarcia o golpea en ella. Una vez en cubierta , el calcetín lo separamos de la vela y lo guardamos adentro, pero la vela está empapada y la preferimos meter dentro de la zodiac que tenemos estibada en cubierta.
El tangón, aún en el aire, amenaza con golpearse contra los estays y me apresuro a cazarlo de braza y contra para tenerlo fijo y controlado, en la carrera le doy una patada a no se que herraje de cubierta y acabo cayendo por el piso mojado de agua salada y retorciéndome de dolor. Maldiciéndome por caminar descalzo por cubierta, acabo de llevar a cabo mi propósito y cuando calma la batalla me voy para adentro a buscar hielo.
El resultado es de el último spi roto, un meñique del pie seguramente astillado y mi orgullo de ser ejemplo, por los suelos. Bueno, todos hemos machacado alguna vez un meñique contra una cornamusa, no?

Seguimos navegando con mayor génova y trinqueta pero la media ya no es la misma y eso que por fin nos ha entrado el aliseo del rumbo 35º que estábamos esperando desde hacía días.
Consigo parar la inflamación y tomo algo para el dolor. Después de cenar vuelvo a estar operativo para mi guardia de 21h a 24h.
La luna sale tarde y nos permite ver la claridad de las luces de la isla de Barbados. La moral de la tripu se rehace con este avistamiento y casi olvidamos que solo nos quedan la mitad de las velas.
El viento es constante y hacemos media de 9 nudos directos a destino, asi que llegaremos mañana por la tarde.

 

Martes 16 de diciembre: 12:00h UTC 12º24.2´N 060º08,3´W
Rumbo: 265º
Velocidad: 9.1´
Rumbo viento: 30º
Velocidad viento: 21´

Por la mañana amanece con el aliseo establecido y mantenemos pues una buena velocidad que se incrementa con un ligero aumento de la corriente a favor.
Ultimamos papeles para el despacho de entrada al pais, contactamos con la Marina para confirmar el atraque y la hora de llegada que sera durante las primeras horas de la noche, etc.
En este ultimo dia de singladura es normal que la tripulacion se apresure a fotografiar los ultimos recuerdos de un viaje como este. Nos hacemos fotos conjuntamente con las banderas del pais que dejamos atras y del que nos espera, y otros simbolos propios.

Despues de comer comienza a desdibujarse en el horizonte la silueta de las Grenadinas, y la mas grande: Grenada.
Como las ultimas horas a vela que hemos hecho nos han permitido ahorrar bastante combustible, decidimos “malgastar” gasoil para mantener una media alta de casi 10 nudos que nos permita poder llegar a la Marina no demasiado tarde.

Al cruzar el meridiano 60ºW celebramos el Capeonato Atlantico de Sudoku con muchisima expectacion por parte de las dos hinchadas de la tripulacion.
Un inmenso sudoku es la prueba final de este campeonato que ha durado todo este viaje. Tras 40 minutos de calentamiento de cerebro en un clima ya caliente de por si, Toni consigue acabar el primero, seguido de Mi, 4 minutos mas tarde.
Se verifican los dos ejercicios para comprobar que no haya habido ningun error, mientras que Toni ya ha salido a cubierta a celebrar su oficioso triunfo.
El juez imparcial detecta que Toni se ha equivocado en una linea y pasa a corregir el mio. Son angustiantes momentos de incertidumbre que finalmente quedan resueltos con el triunfo de un servidor y las dos hinchadas lo celebran en cubierta mientras comienza a caer un ligero chirimiri de una tormenta que ya se aleja. Alegria y jubilo, mas por la llegada, que por este absurdo campeonato que nos ha dado muchas risas durante muchas millas.

 

Por la tarde y con tierra ya a la vista, Jordi nos deleita con una performance navideña y se descuelga del palo disfrazado de Papa Nöel con gorro, capa y saco de regalos, entrando al salon por una escotilla cenital y pegandose un buen trastazo como es de ley. Nos divertimos mucho y se nos pasan volando estas ultimas guardias.

La llegada a Grenada es con la puesta de Sol, muy bonita y mientras vamos rodeando el sur de la isla en busca de Mount Harmon Bay, el viento va cesando paulatinamente hasta llegar a la calma. Preparamos todo para el atraque, y aunque nos aconsejan desistir de la entrada a la bahia hasta el amanecer, preferimos intentarlo por las ganas que tenemos de dormir a pierna suelta amarrados a un muelle.

Es una bahia muy protegida por un rosario de escollos que dejan dos vias de acceso un poco tortuosas de seguir. Solo una de ellas es apta para nuestro calado de 3,6 metros y el balizamiento (Sistema B del IALA, al reves que en el Mediterraneo) es insuficiente e impreciso.

Me preparo minuciosamente los tramos a navegar, buscando que enfilaciones poder tomar en cada uno para verificar la fuerte corriente de hasta 2 nudos que hay en la zona. No encuentro apenas nada que enfilar pero con calculos de cinematica deduciremos la corriente ya que no disponemos de corredera, solo de GPS. El radar, como dicta la ley de Murphy, nos deja en la estacada en el último momento.
La precision del GPS es insuficiente para una zona mal cartografiada y con accesos muy muy estrechos.

Todos atentos en cubierta, velas arriadas, ancla preparada, Jou a la rueda y yo indicandole todas las operaciones a ejecutar.
Casi por arte de magia penetramos en la bahia como si no hubiera habido ningun problema que sortear. El trabajo ha dado sus frutos y felicito a toda la tripulacion, no solo por esta arribada sino por toda la travesia, que ha sido de las mas divertidas y comodas que he disfrutado.

Atracamos de costado a un muelle de pilones que defiende dos veces al dia una marea de tan solo 1 metro de altura. No supone mayor problema.
Pero si lo es el hecho de que los postes de electricidad no estan operativos del todo y tendremos que pasar un par de dias con genrador, hasta que aparezca el electricista de la Marina: ya se empieza a notar el ritmo del Caribe.

Es la mejor Marina de Grenada ya que es la mas segura, quieta y tranquila de todas, a 10 minutos del aeropuerto internacional y a 20 de la capital. Tan solo un resort, algunas mansiones de lujo y un chiringuito bananero que esta solo abierto cuando nosotros vamos a tomar algo, es lo que completa nuestro nuevo barrio.

En estos 3 dias antes de tomar el vuelo de regreso nos esperan una serie de reparaciones y mantenimientos que se han acumulado en el barco con el pasar de las millas.Trabajaremos de 7 a 12 de la manana y despues tarde libre hasta la noche que tendremos menos calor para completar tareas de interior, cena y a dormir. este es el ritmo de la isla y tambien sera el nuestro hasta marchar.
Una vez mas, me apena perder de vista un barco al que, como todos los anteriores, le he cogido carino, milla tras milla.
Espero que algun dia nos volvamos a reencontrar para revivir momentos magicos como los de esta travesia. Al menos me quedan los estupendos amigos y tripulantes que lo han compartido conmigo.

 

Buen viento y buena proa!

Capi
oskargil@hotmail.com
No Comments

Post A Comment